Extendiendo el "efecto Biodanza"

Siendo como es, el Sistema Biodanza, una Via Regia para alcanzar el desarrollo humano, esto es, un vivir armonioso y pleno, el que esté supeditado a la decisión de las personas para elegirlo me lleva a percibirlo como lento, desde la perspectiva de quien aspira a contribuir en la construcción de una sociedad que -tras largos milenios- alcance finalmente su autorealización.

Por ello es que estamos también proponiendo la iniciativa que hemos denominado "¡Despierta Ciudadanía!", en función de la cual hemos invitado cada mes, desde Marzo de 2016, a reunirnos libremente en el mismo Salón de Biodanza, a conversar en torno a la necesidad de asumir nuestra adultez ciudadana, para comenzar a actuar directamente con las opiniones, iniciativas y proposiciones que surgen del más legítimo lugar posible, para comenzar a expresar el sentir ciudadano en torno a los diversos tópicos que involucran a la comunidad local, ante quienes ocupan el turno de la administración en sus diversas reparticiones.

Apela esta iniciativa, a dejar atrás la conducta infantil de esperar que sean "otros" quienes hagan por nosotr@s todo aquello que nos concierne, sólo por compartir el hábitat que hemos elegido para vivir. Ello implica desenmascarar el diseño instalado por la pequeña élite que ejerce el verdadero poder temporal, desde las sombras de los sistemas de gobierno visible, en los diversos países.

Es toda una utopía. Sin embargo, ¿qué sería la vida misma sin ellas?

Al asumir a la propia Vida como centro en torno al cual ocurre toda expresión humana y de toda creatura, relevando al ser humano de ese lugar, donde ha sido instalado por aquella misma élite desde la noche de los tiempos -tanto por la vía de las ciencias como de las religiones- estamos decidiendo jamás renunciar al propósito de recuperar el sentido de lo humano, el amor y la compasión como ejes de toda nuestra inspiración y nuestro comportamiento.